” M.Perfetti y T.O. son compatibles “


PERFETTI

DEFINICIÓN, CARACTERÍSTICAS Y BASES TEÓRICAS

El Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo (ETC), conocido en España como Método Perfetti, nace en Italia a principios de los años 70 fruto del del neurólogo Carlo Perfetti y sus colaboradores.
Durante aquella época, observaron que no se obtenían los resultados esperados en la recuperación de la mano del paciente con hemiplejia, hecho que les condujo a cuestionarse el porqué.  Basándose en los estudios sobre la función de la mano y en las experiencias con los pacientes empezaron a considerar la mano como el órgano del tacto. Por lo cual, necesitaron construir ejercicios basándose en informaciones táctiles para recuperar sus funciones.
Progresivamente, se fueron considerando el resto de informaciones (cinestésicas, presorias, ponderales) que son fundamentales para organizar el movimiento de cualquier parte de nuestro cuerpo.

Es un método de rehabilitación basado en la Teoría Neurocognitiva cuya hipótesis de estudio es que la calidad de la recuperación del movimiento, ya sea espontánea o guiada por el rehabilitador, depende directamente del tipo de procesos cognitivos que se activen (percepción, atención, memoria, lenguaje) y de su modalidad de activación, es decir, de la manera en la que éstos se activen. Porque cuando se produce una lesión, las consecuencias son muy variadas en función de la localización. Esto se observa en el perfil de los pacientes, que es muy diferente, según el área lesionada  (por ejemplo: hemisferio derecho o izquierdo). Esta diferenciación surge al identificar las relaciones que se establecen entre las áreas cerebrales y las funciones, viéndose reflejada en la programación del tratamiento.

Los principios básicos de la teoría neurocognitiva que están presentes en cada uno de los ejercicios con el paciente son los siguientes:

  1. La reeducación del paciente hemipléjico representa un aprendizaje a partir de una situación patológica.
  2. En un comportamiento motor resulta artificial, cuando no imposible, la disociación de los aspectos motores e informativos. Para que exista aprendizaje motor se debe disponer de las informaciones conscientes y precisas. Se prefieren además las informaciones de origen cinestésico a las de origen visual.
  3. El comportamiento motor se ha de concebir globalmente, no solo desde el punto de vista de la motricidad, sino como la suma resultante de las siguientes operaciones:
  • El paciente observa atentamente diferentes objetos. Cuando el fisioterapeuta selecciona uno de ellos, el paciente cierra los ojos y analiza las sensaciones táctiles al pasar la yema de los dedos sobre el objeto y luego corrobora su percepción del mismo.
  • En esta técnica tiene especial importancia lo que se denomina tacto activo, es decir, colocar los receptores de información en la mejor situación de recepción posible. Por ejemplo; si le decimos a un paciente que reconozca dos objetos iguales pero de pesos distintos, el paciente abrirá las manos, colocará los antebrazos en supinación y codos en flexión; los dedos se extenderán de los dedos se conseguirá por relajación de los flexores. El hecho de que estos gestos no sean habituales y, por tanto predecibles, y estén bajo control permanente de la atención, explica nuestro interés por provocarlos y solicitarlos al paciente, con vistas al aprendizaje o la reeducación de las órdenes motoras voluntarias.

Por último, debemos reconocer que el sentido de la progresión es distoproximal, dada la importancia de las manos y los pies en el tacto activo.

Toda teoría de la rehabilitación permite una interpretación de la patología. La Teoría Neurocognitiva interpreta las distintas patologías a través del Específico Motor y el Perfil del paciente. Estos permiten el análisis del déficit de las diferentes funciones, no tanto en términos de fuerza o de alteración de actividades motoras reflejas o sinérgicas, sino en términos de “obstáculos” para una correcta interacción con el ambiente.

Las Características Motoras del paciente, comúnmente conocidas como espasticidad,  constan de 4 elementos:

  • Reacción Exagerada al Estiramiento
  • Irradiación Anormal
  • Esquemas Elementales
  • Déficit de Reclutamiento

El Perfil del paciente considera:

  • Cómo se Mueve
  • Cómo Reconoce (Sensibilidades cinestésica, táctil, presoria, ponderal)
  • Cómo utiliza la Atención
  • Cómo Aprende
  • Cómo Imagina
  • Cómo utiliza el Lenguaje

Por otro lado a parte de ofrecer una nueva interpretación de la patología del hemipléjico, también ofrece interpretaciones sobre la apraxia, la patología a cargo del cerebelo, las diferencias entre las patologías causadas por lesión de los distintos lóbulos del hemisferio derecho o izquierdo, lesiones medulares y parálisis faciales. Además permite interpretar la patología traumática y dolorosa.

Para la recuperación del paciente se precisa que éste aprenda. Por ello se deben activar los mismos procesos que se utilizan en cualquier persona en situación de aprendizaje. A tal fin en todo ejercicio se deberá:

  • Proponer un problema cognitivo
  • Elaborar una hipótesis perceptiva por parte del paciente (anticipación e Imagen Motora
  • Activar una serie de operaciones mentales: comparación y control.

 EJERCICIOS.

Se describen tres grados diferentes en los ejercicios:

Los ejercicios de primer grado.

Tienen como objetivo luchar contra los problemas asociados a la espasticidad; siendo ésta un descenso del umbral de actividad miotáctica y esto conlleva un aumento del reflejo de estiramiento que modifica y falsea las informaciones    cinestésicas y exteroceptivas,  también impide la regulación de las contracciones que aseguran el recorrido táctil del objeto que se pretende reconocer.

Si pedimos a un paciente hemipléjico que reconozca el objeto sobre el cual estamos desplazando su dedo índice son posibles dos situaciones: o bien la contracción de sus músculos es regulada correctamente y por tanto el dedo recorre el objeto y es capaz de reconocerlo; o bien los músculos que regulan la presión se encuentran bajo el efecto de la espasticidad y el paciente no puede reconocer con precisión las características del objeto. Por lo tanto, lo que pretendemos en este último caso es que el paciente controle la relajación muscular de modo selectivo.

Para realizar estos ejercicios se requiere un mínimo de atención por parte del paciente y que además esté cómodamente instalado para evitar que el dolor perturbe las sensaciones.

Se pueden hacer ejercicios de reconocimiento cinestésico, es decir, se moviliza al paciente y se quiere que esté atento a la posición de sus articulaciones en cada momento; por ejemplo para hacer le sentir el dedo índice, podemos flexionar el resto de los dedos y extenderlo, para que lo reconozca mejor. Por ejemplo en el miembro inferior podemos hacer que reconozca los diferentes grados de dorsiflexión a partir de su posición en sedestación y una mayor o menor flexión de cadera y rodilla.

También se le puede pedir que reconozca objetos con los ojos cerrados y eso sí, el paciente debe deslizar la mano sobre el objeto y no al revés; esto se le puede complicar añadiéndole objetos de diferentes texturas, contornos y grosores.

Los ejercicios de primer grado permiten:

  • El control sobre la reacción al estiramiento.
  • La recuperación de la sensibilidad adquisición y el mantenimiento de esquemas motores correctos.
  • Mejorar trastornos de la atención.
  • Aparición de contracciones musculares de tipo “voluntario”, con frecuencia también en los músculos de la mano. Este tipo de ejercicio representa la modalidad más importante del ejercicio.

Los ejercicios de segundo grado.

El objetivo  es la adaptación postural a las presiones y  apoyos. Por ejemplo se coloca la mano sobre una tablilla prolongado con un puntero.

Dicha tablilla descansa sobre resortes y un pivote, se le presentan al paciente varias curvas que debe seguir mediante la variación y dosificación de sus presiones ejercidas sobre la tablilla. Se puede dificultar posteriormente el ejercicio aumentando la resistencia de los resortes y colocando un ligero peso en el puntero.

Otro ejemplo: para transferencias de peso del cuerpo el paciente de pie o sentado (de acuerdo a su nivel de control motor) coloca el pie sobre una superficie circular sustentada por un pivote y equilibrada con resortes de resistencia variable. El ejercicio consiste en transferir el peso del cuerpo, por ejemplo, sobre los tres puntos clásicos: talón, cabeza del primer metatarsiano y quinto metatarsiano.

Los ejercicios de tercer grado.

Tienen como finalidad trabajar contra los problemas asociados a la pérdida de selectividad. El paciente hemipléjico ha perdido control selectivo, lo que hace que solo disponga de movimientos estereotipados e inadaptados. Con estos ejercicios intentaremos diversificar los gestos a partir de las situaciones más evocadoras y significativas para el paciente.

Los ejercicios con los mismos que los de primer grado pero con la diferencia que ahora los pacientes ejecutan y controlan completamente los movimientos, se hace participar a la mayor parte de segmentos anatómicos posibles y las tareas son más complejas. Por ejemplo, recorrer una pequeña forma simple de textura bien definida con su mano, efectuando un recorrido completo sin intervención de la espasticidad. Cada vez se le dan formas más complicadas y más grandes que hagan trabajar más el control fino de la mano.

Anuncios

2 comentarios en “” M.Perfetti y T.O. son compatibles “

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s